top of page

¿Es el biberón la solución a todos nuestros problemas? o ¿Es el causante de ellos?

Son las 3 am del día 4 de nacido tu bebé, con este completas una semana sin dormir (o mucho más si contamos eses noches terribles de los últimos días de embarazo), tienes los pechos congestionados, los pezones lacerados, te duele la cabeza por el cansancio, la espalda por la posición, y nuevamente tu bebé llora.

Lo pones en su cunita y es como si lo acostaras sobre hormigas devoradoras por que llora como si lo fueran a matar; Empiezas nuevamente el proceso: teta, dolor, pelea para que se agarre bien y cuando ya por fin se esta quedando dormido se hace un popo inmenso que le pasa hasta el cuello. Toca cambiarle pijama limpiarlo todo y queda con los ojos más abiertos que platos. QUIERES MORIR, HAY QUE VOLVER A EMPEZAR…


Yo pasé por esas noches, 2 VECES, y es en ese momento de más vulnerabilidad donde todo cala, cualquier comentario sea positivo o negativo te llega al alma, cuando se llora por que se nos cae un vaso al piso y no se puede ver ni el rey león en televisión por que es un mar de lagrimas asegurado.

Es en ese momento donde aparece ese BIBERON que parece que fuera a salvar todo: “descanse yo le doy un BIBERON”, “no te desgastes tanto le damos formula y ya “, “acostumbremos al bebé a tomar biberón para que se deje cuidar de otras personas”.

Y peor aún llegas donde algún profesional de la salud no bien informado sobre lactancia y te regala un tarro diciendo estas mismas frases y asegurando que va a ganar mas peso, por que está ganando poquito.


En medio del cansancio, dolor, desespero, simplemente lo hacemos…

Y al principio parece magia el chiquito cae profundo (no por que quede más lleno, sino porque queda más indigestado), pero al pasar de los días empieza el PROBLEMA.

El bebé que ya medio tenia dominada la toma de la teta, empieza a pelear cada vez que lo ponemos, se retuerce, se pega un momentico y después se quita, llora desconsolado, empeoran las grietas, aumenta la congestión, cada día hay mas dolor en los senos hasta puede aparecer una mastitis.

Cada vez nos toca darle más biberón porque parece que nunca queda lleno y siempre pelea con la teta y la única forma de calmarlo es dándole formula.

Y es así como se terminan muchísimas lactancias o como llegamos a mastitis, complicaciones, hospitalizaciones, drenajes etc.



¿QUÉ PASO?

Se llama confusión de la succión y no les pasa a todos los niños, pero si es MUY común, y cuando le pasa al tuyo se lleva tu lactancia por delante.

Los mecanismos de succión del pecho y el biberón son no solo diferentes, sino contrarias, y para poder manejar el flujo continuo de los biberones los bebés deben cambiar por completo la posición de lengua, encías y boca. Esto ocasiona que al entrar en contacto con el pecho imitan está misma posición y no logran sacar nada de la leche de mamá y no solo esto, sino que también se agarran mal lacerando los pezones, en compensación los pechos de la madre tratando de ayudar aumentan la producción de leche para tratar de que el bebé con esa mala succión por lo menos le salga algo y EMPEORA la congestión.

Tenemos entonces el caldo perfecto para una infección: leche acumulada, congestión, y heridas abiertas en la piel.



¿Qué podemos hacer?

Si ya te está pasando, LLÁMAME, no esperes un segundo más, busca a alguna persona experta en lactancia que te ayude a solucionar este problema.

Si ya te pasó y cada día tienes menos leche, llámame también, estamos a tiempo de una relactancia.

Si estás en el momento ese vulnerable en que quieres empezar a dar formula, mi consejo es: “esos días pasan, y cuando los vives parecen eternos, pero tu bebé va crecer, cuando menos te des cuenta ya va a estar corriendo por tu casa”.

Que son unos meses comparadas con 70 o mas años de vida, son los únicos meses que alguien te va a necesitar de esa forma, NUNCA más en tu vida, a menos que tengas otro bebé, alguien va a depender de ti así, nadie te va a mirar con esos ojos, solo es en esos poquitos meses cuando tienes el SUPER PODER , de solo con tu cuerpo convertir 3 kilitos de nada en un niño grande que habla, se expresa y te adora.

¿Cómo evitarlo?

Utilizando métodos mas amigables con la lactancia si es necesario darle diferente a directo de tu pecho, como lo son, la copa, la jeringa, la cuchara o el dedo (es solo cuestión de aprender).

Si quieres dar biberón, nunca antes de los 20 días de nacido, ojalá después de los 2 meses de vida, idealmente nunca. Y utiliza un método que puede disminuir un poco la confusión como el método Kassing. (https://www.youtube.com/watch?v=1NQSiXi91Qw)


Cuando una lactancia falla, nunca es por culpa de la mamá, (todas las mamás hacemos lo que sea por nuestros hijos), es porque su medio le fallo a ella, su familia, médicos y amigos; No supieron darle el consejo adecuado, apoyarla en esos días difíciles y acompañarla cuando más los necesitaba.

198 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

IBCLC

Comentários


bottom of page