top of page

El destete fallido de Emma (parte 3 - final)

Esta vez más que recomendaciones, estrategias y manejos… Voy a escribir como una mamá más.


Porque eso soy, llena de defectos, con una maternidad tan perfecta e imperfecta como la de todas ustedes.


Esta es mi historia de destete:

Ya les conté mis razones, después de una lactancia maravillosa que tuvo sus bajos y altos, con un comienzo algo difícil (lee mi entrada de una historia de amor en el blog), empecé a pensar que el fin estaba cerca.


Mi carrera profesional, con cada vez mas horas por fuera de casa, hizo que mi hija reclamara mi atención en las noches, con despertares muy seguidos y tomas muy largas que hacían las noches difíciles.


El cansancio de las noches sumado a la cercanía de la meta que me había propuesto de 2 años hizo que me planteara iniciar con el destete.

Comencé entonces a implementar estrategias para hacer de éste destete tan maravilloso como había sido toda la lactancia.


Hablé con ella, le conté mis planes, le leí cuentos sobre lo que iba a pasar, hicimos un calendario y cada noche tachábamos un día más.

El plan: un destete nocturno. Después de toda está preparación, se llego el día, antes de acostarnos le dije hoy es el último día que vas a tomar teta en la noche. Desde esa misma noche supe que algo no estaba bien, por que mi bebé reaccionó de inmediato y acarició y se amamanto toda la noche seguida, sin parar un solo minuto.


La siguiente noche con todas las preparaciones, papá listo, snaks para la noche, termo con agua, leche en el vasito, pijama cubierta y de difícil acceso… listos todos menos Emma.

Una noche de terror, Emma simplemente se rehusaba a dormir sin su teta y mas que tristeza en su llanto había rabia.


Lo intentamos varios días, pero cada uno peor que el anterior; no encontraba consuelo con papá, ni con caricias, ni besos, no recibía una gota de comida ni de agua.

Fue en este momento donde hice lo que siempre aconsejo, seguir mi CORAZÓN, comprendí que somos 2, y mi otra compañera de lactancia no estaba preparada.

Di un paso atrás y hablé con ella, hice la paz conmigo misma y recogí todas las experiencias para después volverlo a intentar.


Emma va donde sus abuelas tranquilas y se queda dos días y hasta más sin teta, pero apenas ve a mamá, sabe que ahí esta su teta, su conexión y por ahora, aunque puede pasar muchas horas sin ella inclusive días, no esta preparada para decirle adiós.

Entonces como una mamá más les digo SE VALE RETROCEDER, se vale volver a empezar, se vale reconsiderar tus razones y volver a tomar fuerzas. Sobre todo si tu objetivo es que tu hijo sea tan respetado como tú.




218 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentare


bottom of page